visitas

Verano en familia en la Dehesa / Family summer in the Dehesa

Imagínate en un lugar natural y salvaje en medio de un bosque acogedor, la dehesa. Un bosque mediterráneo entre árboles centenarios, aromáticos cantuesos y elegantes peonías acompañados de los cantos de los pájaros y la belleza de las mariposas entre un sinfín de insectos. El mantenimiento de esta dehesa se lleva a cabo gracias a los animales domésticos de razas en peligro de extinción, como las vacas Sayaguesa, los caballos de las Retuertas y la oveja Castellana negra. Los grandes herbívoros han jugado un papel fundamental en la formación y conservación del ecosistema mediterráneo. El  paisaje que nos rodea nos sorprenderá con diferentes árboles como la encina, el fresno, el quejigo o el roble rebollo y con plantas como el cantueso o el rosal silvestre entre otros. También encontraremos pájaros como abubillas y bandadas de rabilargos y levantando la mirada observaremos el vuelo de buitres, cigüeñas y milanos. Además, entre el ramaje de la flora de la reserva, estará el zorro atisbando o el jabalí bebiendo en las charcas. Te proponemos una experiencia de verano en contacto con un ecosistema único a través de un programa lleno de actividades diferentes y divertidas en la naturaleza. Aprender jugando es la mejor manera de acercar la naturaleza. Mediante juegos y  talleres, observaciones desde escondites o hides, excursiones culturales y paseos en la naturaleza te invitamos a descubrir las especies que componen este gran ecosistema y su importancia de preservación para el futuro. Por todo ello, los objetivos fundamentales de Educación Ambiental que la Fundación Naturaleza y Hombre, organización que gestiona la Reserva Biológica Campanarios de Azaba, quiere transmitir en esta inmersión medioambiental son: Acercar a los participantes a un ecosistema único como es la dehesa. Fomentar una

El Oeste Ibérico en un clic

La reserva Biológica Campanarios de Azaba, área ya conocida por los fotógrafos profesionales y aficionados a la naturaleza de toda Europa, realizará durante la jornada del 2 de junio el “Maratón Fotográfico por la Biodiversidad” que se celebrará en diferentes áreas del Oeste Ibérico hasta el mes de octubre y que promete naturaleza y fotografía, sorpresas y mucha diversión. Dirigido a niños y jóvenes entre 10 y 17 años, acompañados por sus padres o adultos, aprovecharán el día, acompañados por los educadores, recorriendo diferentes puntos de la reserva para que puedan sacar sus mejores fotos. La actividad se extenderá hasta la hora de comer, parándose a media jornada para tomar un pequeño almuerzo o picnic, que entregará la organización a los jóvenes fotógrafos y asistentes. Su primera convocatoria tendrá lugar en la Reserva Biológica de Campanarios de Azaba. Con un número máximo de 25 participantes en el concurso, se organizarán distintos grupos para ir explorando los rincones, flora y fauna más bonita de la reserva biológica, mientras a los padres se les enseñará el programa de conservación que se está llevando a cabo en el marco del proyecto LIFE+ “Club de Fincas por la Conservación del Oeste Ibérico”, además de una visita guida por la reserva para los adultos. Zorro entre cantueso Mientras los peques y jóvenes estén entretenidos en capturar imágenes encantadoras de naturaleza, los adultos disfrutarán conociendo el bosque mediterráneo, entre encinas centenarias y alcornoques, plantas aromáticas y los aromas y colores del cantueso y de las peonías. Durante el recorrido por la reserva, a los adultos y jóvenes fotógrafos, no les faltará la oportunidad de encontrar los grandes herbívoros como las vacas Sayaguesa, los caballos de las Retuertas o las ovejas Castellanas

La dehesa muestra su lado ecoturístico al Consejero de Fomento Medio Ambiente de JCyL

El bosque mediterráneo, sometido a los rigores climatológicos del estío, ha mostrado sino su mejor aspecto del año al menos lo que le hace un ecosistema único: su gran resistencia a la canícula al Consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, que, esta mañana, ha visitado la Reserva Biológica de Campanarios de Azaba en Salamanca. La resistencia natural de las especies mediterráneas al déficit hídrico característico de la estación no es nada extraño, lo es sin embargo la alarmante pérdida de superficie de bosque mediterráneo y dehesa, ese bosque sabio y aliado del hombre, que palautinamente se está produciendo tanto por abandono del mundo rural como por aprovechamientos productivos intensivos que no tienen en consideración el entorno. Es por ello que la Fundación Naturaleza y Hombre ha querido mostrar que el bosque mediterráneo y la dehesa pueden coexistir con el hombre y favorecer su desarrollo, como el aprovechamiento ecoturístico que se ha iniciado en la Reserva Biológica Campanarios de Azaba, al Consejero de Fomento y Medio Ambiente Juan Carlos Suárez-Quiñones y el equipo de gobierno que le acompañaba: el Director General de Medio Ambiente Jose Angel Arranz Sanz, el Jefe de Servicio Territorial de Salamanca Juan Carlos Martín Muñoz, el Delegado Territorial Bienvenido Mena Merchán, el Asesor del Delegado Jeremías Rodríguez Boyero, la Jefa de Prensa del Delegado Eva Martínez Duque y la Jefa de Gabinete Ana Díaz-Rincón Cotelo. “La preciosa dehesa salmantina observada en ruta hasta la reserva biológica le ha dado la bienvenida” en palabras de Juan Carlos Suárez-Quiñones. Quien ha agradecido a FNYH la invitación para conocer “una iniciativa muy relevante para el territorio de Castilla y León, ya que es un ejemplo magnifico de lo

La Reserva Biológica Campanarios de Azaba apasiona a los estudiantes franceses

El pasado mes de junio llegaron a la Reserva Biológica Campanarios de Azaba tres estudiantes franceses para profundizar en sus estudios de naturaleza realizando prácticas. Fabien, Andine y Adrián, de 20 años están cursando el primero de los dos años de estudios de GPN (Gestión y protección de la naturaleza) en el Instituto St. Christophe de Masseube (Francia).  Se quedarán en Campanarios de Azaba 10 semanas, es decir hasta el 11 de agosto, siendo este periodo de estancia parte integrante de sus estudios. El periodo mínimo requerido por la escuela es de 8 semanas pero los 3 estudiantes optaron por permanecer 2 semanas más. Este periodo coincide con la época de las vacaciones porque la escuela no permite que se pierdan clases teóricas para integrar la parte práctica.  La razón principal de su estancia en la reserva es actuar concretamente sobre la protección de espacios naturales, conservación de la fauna y flora, la gestión cinegética,  la puesta en valor y empleo de la energía renovable, además de interactuar con las poblaciones adulta y juvenil con talleres de educación ambiental de los que se imparten desde la reserva biológica.  Entre las diferentes propuestas facilitadas por su profesor (que ya tuvo ocasión de conocer otro de nuestros proyectos LIFE que se están llevando a cabo en Cantabria), eligieron la reserva biológica salmantina, por su inmensa biodiversidad y posibilidad que la misma ofrece de ver en vivo especies silvestres en su hábitat natural, como el buitre negro, alimoche, águila perdicera o gineta. Entre la diversidad de especies presente en la reserva, la extensión de hectáreas que constituyen el área viven sus días de prácticas entusiasmados por reconocer en este espacio natural el equilibrio óptimo entre la convivencias entre

La población local descubre la Reserva Biológica Campanarios de Azaba

Vecinos de Espeja descubrieron este puente la Reserva biológica Campanarios de Azaba, gestionada por Fundación Naturaleza y Hombre e incluida en el proyecto LIFE Club de Fincas. Salamanca, 03/11/2016 Aprovechando el puente de Todos los Santos y el excelente tiempo que acompaña, vecinos del municipio de Espeja se animaron a visitar la Reserva Biológica Campanarios de Azaba (Espeja), realizan do un recorrido guiado el pasado día 31 de octubre. Esta visita duró aproximadamente hora y media, tiempo en el que pudieron aprender con el proyecto LIFE Club de Fincas por la Conservación del Oeste Ibérico sobre el hábitat mediterráneo que nos rodea. A lo largo de la ruta, se realizaron paradas interpretativas en las que la monitora de FNYH destacó lo más relevante de la Reserva Biológica, como las especies más significativas de árboles y arbustos, explicando las diferencias o curiosidades para conocerlos mejor, especialmente para los niños que realizaban la visita. Además, pudieron aprender sobre los rastros y las huellas que dejan algunos animales, como es el caso de la garduña (Martes foina), el zorro (Vulpes vulpes) o el jabalí (Sus scrofa), viendo excrementos, revolcaderos o huellas. También pudieron conocer las razas de caballos que están presentes en la finca, los Retuerta y los Pottoka. El proyecto LIFE “Club de Fincas por la Conservación del Oeste Ibérico” está coordinado por FNYH, cuenta con la asociación conservacionista portuguesa ATN (Associação Transumância e Natureza) y con la Universidad de Salamanca como beneficiarios asociados. El proyecto cuenta con el apoyo económico de la Comisión Europea a través del instrumento financiero LIFE. La Reserva Biológica Campanarios de Azaba, con sus más de 522 ha, se localiza entre los municipios salmantinos de La Alamedilla y Espeja, en el Oeste