El pasado 2 de marzo, técnicos de FNYH avistaron el primer ejemplar de alimoche del año en la Reserva Biológica Campanarios de Azaba.

El alimoche (Neophron percnopterus) es una especie que se distribuye se encuentra ampliamente distribuida en España, a excepción de ciertas zonas de las grandes llanuras interiores y zonas más áridas de la vertiente mediterránea. Se alimenta principalmente de carroña, acudiendo frecuentemente a alimentarse a muladares, comederos de aves necrófagas e incluso a los vertederos de basuras. Nidifica en pequeñas grietas o cavidades naturales de cantiles rocosos.

Las mayores densidades se alcanzan en ciertas zonas de la depresión del Ebro, en el norte de Burgos, las Bardenas Reales, Pirineo occidental, Arribes del Duero, Sistema Ibérico y ambos archipiélagos. Las poblaciones de alimoche han sufrido en los últimos 15 años un descenso del 25% en la Península Ibérica. Esta alarmante situación justificó que la especie fuese catalogada como “En Peligro de Extinción” en la reciente revisión del Libro Rojo de los Vertebrados Españoles. La causa más importante de este grave retroceso poblacional en España lo constituye el uso de veneno.